Problemas equilibrio en personas mayores

/Problemas equilibrio en personas mayores
Problemas equilibrio en personas mayores2017-02-28T22:07:14+00:00

Los problemas de equilibrio son alteraciones frecuentes entre las personas de la tercera edad, pero todavía a menudo, no se tratan correctamente. A menudo estos problemas de equilibrio están asociadas a la alteración de la utilización y la integración central de la información sensorial implicada en la función del equilibrio.

A veces se piden pruebas de imagen que pueden dar resultados normales o mostrar signos de problemas vasculares sin gravedad y frecuentemente asociados a la edad.

“Su problema es debido a la edad, ya no tiene veinte años, se ha de caminar y habituarse”. Es esto lo que tendemos a decir a las personas de la tercera edad que sufren problemas de equilibrio, y con sesiones de rehabilitación clásica, en muchos casos, no se observa una mejora. Los problemas de equilibrio frecuentes en las personas mayores tienen muchas repercusiones, a veces graves, en su vida cotidiana: mareo, inestabilidad, miedo de bajar las escaleras, sensación de ir ebrio, …. Pero también riesgo de caída.

Evaluación otoneurológica

La primera etapa debe ser una evaluación funcional otoneurologica del oído interno, a fin de descartar cualquier patología eventual. Esta evaluación incluye tests audiométricos y vestibulares.

Estos tests permitirán evaluar la funcionalidad del oído interno.

Cuantificar los problemas del equilibrio

La evaluación de problemas de equilibrio están realizados gracias a diferentes herramientas que nos permitirán comprender las causas, ya que la evaluación funcional del oído interno es normal. El estudio del equilibrio se hace en estático y / o en dinámico con los ojos abiertos o cerrados, entre otras formas de evaluarlo.

Rehabilitación/Fisioterapia/Reeducación vestibular

El objetivo principal en los problemas de equilibrio es tratar la causa, cuando esto es posible, pero normalmente se limita a permitir al paciente utilizar nuevas estrategias cognitivas para sustituir las informaciones sensoriales alteradas.

Después de varias sesiones, las sensaciones de inestabilidad disminuyen y el paciente puede ver que su calidad de vida ha mejorado considerablemente.