Síndrome de Ménière: qué es, diagnóstico y tratamiento

//Síndrome de Ménière: qué es, diagnóstico y tratamiento

Síndrome de Ménière: qué es, diagnóstico y tratamiento

El Síndrome de Ménière es un trastorno que afecta el oído interno. Se caracteriza por presión en el oído o sensación de oído tapado, acúfenos (zumbido o pitido en el oído, etc.), pérdida de audición variable y mareo o vértigo que a menudo se acompaña de náuseas y a veces vómito. Aunque generalmente afecta un solo oído, puede afectar a los dos oídos.

Se calcula que de cada 100.000 personas, entre 10 y 150 sufren la enfermedad de Ménière.

La causa exacta de la enfermedad es desconocida, pero se cree que el exceso de fluido dentro de los canales del oído interno que controlan el equilibrio y la audición puede ser un factor.

 

 

 

 

 

 

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los síntomas clásicos del Síndrome de Ménière se incluyen los siguientes:

  • Presión en el oído o sensación de oído tapado.

  • Acúfenos, que pueden describirse como zumbidos, sonidos silbantes y siseo de varios tonos y timbres.

  • Pérdida de audición variable, que afecta a las frecuencias más bajas, a veces denominada sordera de tonos graves.
  • Mareos o vértigo. El vértigo suele ser rotacional, lo que significa que la persona siente como si el espacio girara alrededor de ella. A menudo va acompañado de náuseas y vómitos.
  • Los síntomas importantes relacionados con el equilibrio y la falta de este también suelen estar presentes en esta enfermedad.

¿Cómo se diagnostica el Síndrome de Ménière?

El estudio minucioso de pacientes con este tipo de desordenes comienza con la realización de una historia clínica detallada, desde la descripción de los episodios, con la colaboración del especialista es un punto de partida crucial para guiar el diagnóstico y pruebas específicas a realizar.

La evaluación consiste en una exploración otorrinolaringológica que abarca oído, fosas nasales, nasofaringe, cavidad oral y laringe. La exploración específica del sistema vestibular a través de la observación del nistagmo (movimiento ocular involuntario), pruebas calóricas o videonistagmografía. Así como, la valoración de la función auditiva (audiometría). También la posturografía dinámica ayuda a evaluar el equilibrio de manera global.

Se pueden utilizar pruebas de diagnóstico por la imagen, como la resonancia magnética, para descartar otras enfermedades.

No se puede diagnosticar con una prueba específica. En la mayoría de los pacientes, el diagnóstico clínico se basa en el historial, la evaluación neurológica y la respuesta clínica al tratamiento médico.

Estrategias de tratamiento en la Síndrome de Ménière

Los principales objetivos del tratamiento son preservar la audición, controlar el vértigo y ayudar a los pacientes a optimizar su calidad de vida.

En primer lugar evitar tomar sustancias que aumenten la presión en el oído interno y puedan ocasionar vértigos,  como alcohol, la nicotina, la cafeína y aquellos alimentos con un elevado contenido de azúcar. Hacer una dieta baja en sal. Se aconseja a los pacientes que aumenten el consumo de líquidos, sobre todo agua, para evitar la deshidratación. Así como, reducir el estrés.

Cuando el cuidado de la alimentación no resulta efectivo, hay que acudir al tratamiento médico. Aproximadamente el 70% de los pacientes mejoran con un tratamiento médico (corticoesteroides, etc.) y dietético adecuado. Cuando no es así se realiza un tratamiento con gentamicina intratimpánica (antibiótico que se inyecta a través del tímpano), consiguiendo controlar el vértigo en el 90% de los pacientes que ha fallado el tratamiento médico.

Para el resto de pacientes debe proceder a realizar una intervención quirúrgica que, según exista o no audición útil, será una neurectomía vestibular o una laberintectomía respectivamente.

Otras ayudas para mejorar la calidad de vida 

Los pacientes con Enfermedad de Ménière pueden recibir ayuda mediante el uso de audífonos y rehabilitación vestibular. Las actividades de ejercicio pueden mejorar el equilibrio y volver a entrenar el sistema nervioso central para compensar el desequilibrio que genera la enfermedad.

Una vez que se controlan los síntomas agudos fluctuantes de la enfermedad y los episodios de vértigo disminuyen, puede instalarse el desequilibrio/pérdida de equilibrio. En estos casos se recomienda la rehabilitación vestibular personalizada, que de manera efectiva mejoran el equilibrio y la calidad de vida a través de ejercicios de estimulación del sistema vestibular y de control postural.

 

CONTACTE CON NOSOTROS


© Clínica MIP Salud – Unidad del vértigo y rehabilitación vestibular
Calle del Conde de Aranda, 15, 28001 Madrid
Zona Retiro · Metro Retiro L-2        
Tel. 911 123 479    (Pedir cita con Dr. Benito – Otorrinolaringología, solicitando consulta de vértigo (pruebas incluidas) y/o tratamiento de rehabilitación vestibular y equilibrio)
Mail: otorrinolaringologia@mipsalud.com

 

© Centre Mèdic Rambla Nova
Rambla Nova, 103 (Edifici Atlàntic)
43001 Tarragona
Tel. 977 25 00 00  (Al llamar pedir cita con Sabina Altés, fisioterapeuta especialista en rehabilitación vestibular y del equilibrio)
Mail: info@homefisio.cat

2021-08-03T00:48:00+02:00