Parálisis facial

/Parálisis facial
Parálisis facial2022-12-03T17:28:54+01:00

¿Qué es la parálisis facial?

El nervio facial es el nervio encargado de la movilidad facial y por tanto de las expresiones. La afectación del nervio facial puede desembocar en una parálisis de la musculatura facial produciendo no sólo una afectación de la funcionalidad sino una importante deformidad.

La afectación del nervio facial es frecuente, de causa diversa, con un curso generalmente benigno, sin bien pueden existir secuelas irreversibles. Se presenta como un problema que debe ser abordado de forma compleja y multidisciplinar.

Síntomas

parálisis facial

Los síntomas de la parálisis facial dependen del lugar de lesión del nervio facial. Se observa:

1. Pérdida de movimiento del lado afecto de la cara, aunque puede ser unilateral o bilateral.

2. Los pliegues y arrugas del lado de la cara afecto están ausentes o indefinidos.

3. El párpado superior, inferior, mejillas y comisura de la boca se ven caídas.

4. Se presenta un incremento en la sensibilidad a los cambios de temperatura y puede presentarse una alteración de la secreción de saliva y lágrimas.

5. Problemas visuales a consecuencia del trastorno de movilidad o cierre del párpado, tales como visión borrosa o incompleta. También existe una exposición de la córnea a causa de la dificultad para cerrar los ojos; así́ como, pérdida del reflejo de parpadeo.

6. El fenómeno de Bell que se manifiesta por el movimiento del globo ocular hacia arriba y afuera cuando el paciente intenta cerrar el párpado.

7. La asimetría ocasionada por la parálisis se evidencia más cuando el paciente realiza determinados movimientos como: elevar las cejas, arrugar la nariz, al sonreír, hablar, etc.

8. Hiperacusia, la cual se define como hipersensibilidad a los sonidos cotidianos, percibidos como insoportables, fuertes o dolorosos.

Tratamiento de fisioterapia

Se pueden distinguir varias etapas en función de la evolución de la parálisis facial:

1. Etapa inicial
Se caracteriza por asimetría en reposo y movimientos mínimos voluntarios. Ausencia de movimientos musculares inconscientes o no intencionados, que ocurren cuando se realizan movimientos voluntarios (sincinesias).

A nivel de tratamiento de realizan movimientos activos asistidos, haciendo énfasis en la simetría respecto al lado sano y en forma aislada con el resto a los músculos del lado afecto. En esta fase se da mayor importancia a los músculos orbiculares de los labios y los ojos, ya que son los últimos en recuperarse.

2. Etapa de facilitación
Hay incremento de movimientos voluntarios y ausencia de sincinesias. Se realizarán movimientos faciales activos simétricos, haciendo énfasis al paciente de no realizar movimientos incoordinados en forma bilateral, con el fin de evitar movimientos distorsionados del lado afectado, ya que esto lo coloca en una función menos óptima respecto al lado sano.

3. Etapa de control motor facial
Pueden aparecer movimientos anormales y anárquicos, los músculos responsables deben colocarse inmediatamente en posición de estiramiento sostenido para inhibirlos. Los ejercicios enfocados para el control de movimientos anormales o sincinesias, los cuales consisten en enfatizar solamente el movimiento del músculo a trabajar en lo posible sin provocar movimientos anormales.

4. Etapa de relajación
Se realizarán palmo percusiones en el lado afecto y ejercicios de relajación Jacobsen’s, que consisten en una contracción sostenida de tres a cinco segundos, seguidas de relajación completa aplicada a músculos faciales específicos.